La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) venezolana aprobó este martes un decreto de funcionamiento que busca, según sus voceros, la convivencia entre los cinco poderes constituidos y el poder constituyente que ella representa.

La Constitución de Venezuela establece en su artículo 349 que los poderes existentes "no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente".

La presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez, aseguró que el decreto "refleja la buena voluntad de esta asamblea, que tiene un mensaje muy claro de cordialidad, de convivencia y de entendimiento entre los venezolanos", recoge la agencia estatal AVN.

Si bien en Venezuela coexisten cinco poderes (Ejecutivo, Judicial, Legislativo, Ciudadano y Electoral), la Carta Magna establece que el Poder Constituyente es plenipotenciario y sus decisiones no pueden ser impedidas por los restantes o "constituidos".

El presidente Nicolás Maduro, basándose en la Constitución venezolana, llamó a conformar una ANC como mecanismo de solución a la crisis política que atraviesa el país, por lo que el Consejo Nacional Electoral convocó a unas elecciones para seleccionar a 545 constituyentes.

A pesar de la negativa de las fuerzas opositoras a participar en esa iniciativa, el pasado 30 de julio más de ocho millones de venezolanos (sobre un padrón electoral de 19,8 millones) votaron en unas elecciones que fueron catalogadas como históricas por los partidarios de Maduro.