Al menos 10 ciudadanos somalíes, entre ellos tres niños, han perdido la vida este viernes en un pueblo cerca de Mogadiscio, la capital de Somalia, a consecuencia de un ataque lanzado por las fuerzas del país, que gozan del apoyo de las tropas estadounidenses, informa Reuters, que cita funcionarios locales.

Por su parte, el Ejército de Somalia dijo haber abatido a varios miembros del grupo terrorista Al Shabab, afiliado a Al-Qaeda, y no a civiles. Por su parte, el Mando África de EE.UU. confirmó la involucración de militares norteamericanos en la redada.

"Ocurrió esta mañana, cuando fuerzas blancas y somalíes entraron en la granja, las 10 personas estaban durmiendo y corrí para salvar mi vida", aseguró a la agencia Warsame Wador, testigo de los hechos. Según su relato, mientras huía del lugar pudo "ver cuatro vehículos blindados estacionados fuera".

El pueblo objeto del ataque, Bariire, que se encuentra a unos 50 kilómetros de la capital somalí, cuenta con un largo historial de choques de clanes, según el legislador Dahir Amin Jesow. Las víctimas mortales eran granjeros que se habían armado para defenderse de un clan rival.

Este año el presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó la ampliación de las operaciones militares contra Al Shabab, medida que prevé ataques aéreos más intensos en la parte meridional de Somalia, donde se registran las mayores hostilidades.

Al Shabab lleva a cabo ataques mortales contra objetivos de alto nivel en Mogadiscio, incluidos puntos de control del Ejército de Somalia e instalaciones de la Unión Africana, así como hoteles o la zona circundante al palacio presidencial.