Un grupo internacional de científicos ha determinado que un anticuerpo monoclonal llamado 'canakinumab' reduce el riesgo de la incidencia del cáncer y es eficaz en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. 

Las inyecciones antiinflamatorias con canakinumab pueden disminuir el riesgo de sufrir ataques cardíacos y reducir la progresión de cáncer, según un artículo publicado en 'The New England Journal of Medicine'.

Los científicos afirman que las personas que han padecido un ataque al corazón y a las que posteriormente se les han administrado inyecciones con canakinumab tienen menos riesgos de recaída.

La investigación, en la que participaron más de 10.000 pacientes, se realizó entre 2011 y 2014. Durante ese periodo, todos los participantes recibieron cada tres meses una dosis alta de estatinas y canakinumab.

Los resultados demuestran que el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en las personas que recibieron una inyección con canakinumab se redujo en un 15%. La necesidad de someterse a procedimientos caros para curar la enfermedad coronaria también disminuyó en más del 30%. La incidencia del cáncer bajó a 75%.

Actualmente los científicos planean estudiar el efecto potencialmente protector del canakinumab contra esta enfermedad. Paul Ridker, líder de la investigación, declaró que el estudio "abre una nueva etapa en terapéutica".