Durante un discurso dirigido a las tropas y al pueblo de EE.UU. este lunes desde la base militar Fort Myer en Arlington, el presidente estadounidense Donald Trump ha afirmado que el país está poniendo fin a la política de construcción de naciones. El discurso en cuestión presentaba la "actualización" de la estrategia de EE.UU. en Afganistán y Asia del Sur.

"No vamos a utilizar más el poder militar estadounidense para construir democracias en tierras lejanas o tratar de reconstruir otros países a nuestra imagen: esos días ya han terminado", aseguró el mandatario. "En cambio, trabajaremos con aliados y socios para proteger nuestros intereses comunes".

Trump subrayó en su alegato que "no estamos pidiendo a otros que cambien su forma de vida, sino que persigan objetivos comunes que permitan a nuestros hijos vivir vidas mejores". "Este realismo de principios guiará nuestras decisiones hacia adelante", recalcó.