Estados Unidos dice que utilizará todo su poderío diplomático y económico para presionar al Gobierno venezolano, presidido por Nicolás Maduro.

“Estamos dispuestos a llevar todo el peso del poder económico y diplomático estadounidense en apoyo del pueblo venezolano”, alertó el viernes la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert, en un comunicado.

Al subrayar el “intento” de la Administración de Donald Trump para “restaurar la democracia” en el país sudamericano, la portavoz añadió que EE.UU. se une a las naciones vecinas de Venezuela para condenar la “ilegítima” Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y sus “directivas autoritarias”.

Se debe recordar que Washington amenazó poco antes a Venezuela con lanzar fuertes medidas económicas en su contra, incluso impedir las importaciones a Estados Unidos de petróleo venezolano.

Con estas medidas punitivas, EE.UU. intenta presionar al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, para que desista de seguir el proceso de la ANC que, según él, se ha instalado para establecer la soberanía y la paz en su país ante las injerencias del imperialismo estadounidense.

Estamos dispuestos a llevar todo el peso del poder económico y diplomático estadounidense en apoyo del pueblo venezolano”, alertó la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert.

 

En otra parte del comunicado, Nauert también adujo que la Asamblea Nacional Constituyente está diseñada para suplantar a la Asamblea Nacional (AN) “democráticamente” elegida.

“En nuestra opinión, la Asamblea Nacional democráticamente elegida es el único órgano legislativo legítimo”, agregó.

Ante las acusaciones tanto de EE.UU. como de algunos países regionales sobre la “disolución fraudulenta" de la AN, de mayoría opositora, la presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez, enfatizó el mismo viernes que “el Poder Legislativo no ha sido disuelto, tal y como quieren hacer ver los medios nacionales e internacionales que defienden los intereses imperiales”.