La oposición venezolana no deja de sorprendernos, en cuanto a iniciativas alejadas de la realidad y de la legalidad. La última piratería ha sido convocar un plebiscito para el próximo Domingo 16.
 
La lista es larga, solo voy a mencionar algunas cosas que hacen que esa fatal iniciativa no tenga ninguna validez, más allá de servir como instrumento de manipulación de la ingenua base opositora, en complot con la mediática extranjera y los poderes facticos internacionales: tal figura del plebiscito no aparece en ninguna ley, ni muchos menos en la Constitución Nacional, en consecuencia, es ilegal e inconstitucional, a eso hay que sumarle que la actividad no cuenta con el aval del Poder Electoral, no existe registro de votantes, según van a quemar cualquier registro posterior al evento, no hay reglas que regulen a ese bodrio, no han dicho como será el escrutinio, seguro dirán que votaron mas de 20 millones de venezolanos (el registro oficial de votantes del C.N.E., no llega a esa cifra), no importa si está o no inscrito en el C.N.E., ni donde esté registrado, el interesado podrá “votar” simplemente donde le provoque y cuantas veces quiera, solo han habilitado menos del 10 % del numero de centros de “votación” establecidos por C.N.E., veremos largas colas montadas como ollas informativas, con declaraciones como “la participación popular rebasó nuestros pronósticos”, un disco rayado con ese tema, el mismísimo Chuo Torrealba ya ha vaticinado el fracaso del irrito evento.
 
En fin, si la intención maligna de la oposición no estuviese siempre presente en sus acciones, esta actividad programada para el próximo día Domingo daría risa.
 
¿Qué hacer? Estar vigilantes que esa actividad ilegal e inconstitucional, sin lógica política, esa política con P mayúscula, no se convierta en un evento de violencia y desestabilización, como los que nos tiene acostumbrado la mal llamada dirigencia opositora.
 
Algo importante de resaltar, para ese mismo día Domingo 16 de Julio, el Poder Electoral, a través del Consejo Nacional Electoral, llamó a un simulacro como preparativo al Domingo 30 de Julio, fecha en que se celebrará en definitiva el evento político y electoral más importante de los últimos años en Venezuela, como es la elección de los constituyentes a la constitucionalmente válida y soberana Asamblea Nacional Constituyente.
 
Trágicamente el cogollo opositor nunca atiende el camino de la legalidad, de lo sano, siempre actúan con el puñal en la mano, dañando al pueblo, causando muerte y destrucción por donde pasa, su cultura es la de atentar contra los derechos y la voluntad de la mayoría, desde aquí le advertimos a esa cúpula de la derecha, Rondón, se está cansando, basta de tanta maldad, más temprano, que tarde pagaran por sus delitos. 
 
En cambio el chavismo, de la mano de su dirigencia, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros compatriotas leales e incondicionales al legado del gigante Hugo Chávez, actuamos movidos por el amor, por el bien del pueblo, sin distingo de ningún tipo, procurando la máxima suma de felicidad posible para los que aquí vivimos, apegados en cualquier situación a lo establecido en nuestra Constitución Nacional, que será blindada y ampliada a partir de la venidera Asamblea Nacional Constituyente.
 
No es momento para güabineos, ni temblequeras, es tiempo de lealtad absoluta, lo que esta en juego es la independencia, la Patria, nuestra amada Venezuela, vamos pues todos, a garantizar que se respete la Constitución Nacional y la voluntad del pueblo, nada, ni nadie podrá quitarnos el derecho de vivir en paz, armonía y prosperidad.

José Vicente Rangel Seijo