Aunque la naranja es la fruta a la que se le asocia la vitamina C, no es la única que posee esta vitamina, es más, la fruta que os traigo hoy posee un poco más que la naranja. Se trata de la fresa (como habéis podido observar en la fotografía).

Ha llegado la época de las fresas y los fresones, así que hay que aprovechar. Las fresas poseen alrededor de 60 mg de vitamina C por cada 100 gramos, así que supera ligeramente a la naranja y además es una buena alternativa, que seguro que te gusta cambiar de sabores y no tomar siempre lo mismo.

La vitamina C ayuda a absorber el hierro y cicatriza heridas, ya que fortalece a nuestro sistema inmune. Podemos consumirlas frescas, en macedonia, en pasteles, batidos, zumos, ensaladas o incluso postres. No desaproveches la temporada y consume fresas, tu sistema te lo agradecerá.