Según el informe del Comité para la Protección de Periodistas 2017, en México, el ejercicio de la labor periodística se ha convertido en una actividad de alto riesgo, especialmente en regiones con presencia del crimen organizado o despliegue de fuerzas del estado. En una década los niveles de impunidad se han elevado en hasta 142%.