El gobierno del brasileño Michel Temer aprobó una serie de medidas que podrían favorecer el trabajo esclavo, pues ya no se fiscalizará de responsabilización por ese tipo de trabajo,salvo cuando sólo se impida la libertad, pero no esclarecen a qué se refiere exactamente. Además la Organización Internacional del Trabajo (OIT) cuestiona tal decisión.