El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, precisó que al pueblo Bolivariano “no lo intimida ni lo derrota nadie. Este pueblo está decidido a enfrentar a los extremistas, supremacistas y racistas de los Estados Unidos”.

El Jefe de Estado envió un mensaje a Washington, para que lo escuchen los hermanos del pueblo de Estados Unidos, los venezolanos por sus orígenes son mestizos, “somos hijos del indio Guaicaipuro, el negro Andresote, José Leonardo Chirino, Negro Primero, Bolívar, Sucre y Chávez, y derrotaremos las acciones injerencistas”.

Enfatizó que las acciones terroristas, generadas por la ultraderecha del país, tienen semejanzas con la concentración del movimiento Ku Klux Klan (KKK),  en referencia a las jornadas que realizaron los seguidores de este grupo, el pasado sábado en Jackson Park, ubicada en Chicago (Estados Unidos),  allí “marcharon los supremacistas de la raza blanca del Ku Klux Klan, los fascistas, alerta con banderas nazis, escudo similar a los guarimberos del este de Caracas, con los mismos símbolos”.

El Jefe de Estado detalló que detrás del surgimiento de la autodenominada supremacía blanca “está el poder oculto del Ku Klux Klan. Los extremistas que agreden a Venezuela, los inmigrantes del mundo que odian y desprecian a los pueblos latinoamericanos”.

KLANEste culto se fundó en 1866 por seis soldados confederados en un club social de Tennessee, y al año siguiente celebró su primera gran reunión, en la que se establecieron como “el Imperio invisible del Sur”.

Su primer líder fue el general confederado Nathan Bedford Forrest, quien tomó el título de Gran Mago, por debajo del cual estaban las subcategorías de Gran Dragón, Gran Titán y Gran Cíclope.

Fue la época de los ataques contra escuelas e iglesias atendidas por negros, y contra los primeros cargos públicos de esa raza elegidos en las convenciones constitucionales de 1867 a 1868: El 10 por ciento de ellos sufrió atentados, y al menos siete fueron asesinados.

Características del Ku Klux Klan

Adoptaron vestimenta de túnicas con capuchas blancas, y la noche como campo de acción. Su impunidad quedaba reforzada por la falta de testigos, nadie hablaba, bien por miedo o por complicidad tácita, hasta que el Congreso dictó leyes específicas para combatirlos, cuyos resultados se  concretaron en la detención masiva de sus dirigentes en 1871.

Los católicos y judíos se añadieron a sus objetivos, y la cruz en llamas se incorporó como símbolo, después del triunfo del comunismo en Rusia fue su época de mayor esplendor, con cuatro millones de miembros y manifestaciones frente a la Casa Blanca.

La Gran Depresión acabó con sus actividades, hasta que volvieron a aparecer en la década de los 60, sobre todo en los Estados del Sur, como consecuencia de las nuevas leyes contra la segregación racial.

En la actualidad, el KKK sigue activo, con un número de miembros entre 4 mil y 10 mil según el portal web Muy Historia.