El hallazgo de armas químicas de fabricación estadounidense en Siria evidencia el apoyo de Washington a los terroristas, asegura la Cancillería rusa.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajarova, enfatizó el miércoles que el descubrimiento de armas químicas estadounidenses y británicas en Siria prueba que el Occidente apoya a los terroristas y grupos armados activos en el país árabe.

"Sí, así es. Países occidentales y potencias regionales han suministrado —directa o indirectamente— sustancias tóxicas prohibidas a insurgentes, terroristas y extremistas que mantienen bajo su mando en el territorio de Siria", declaró Zajarova durante una entrevista con la emisora rusa Vesti FM.

El martes, el Gobierno sirio informó del descubrimiento en Alepo —urbe anteriormente bajo control de "rebeldes moderados"— de granadas de mano y proyectiles para lanzagranadas cargados con sustancias tóxicas irritantes CS y CN, provenientes de Estados Unidos y el Reino Unido. Detalló que las municiones químicas fueron fabricadas por la compañía estadounidense Federal Laboratories, mientras que los agentes tóxicos, por las empresas Cherming Defence UK (el Reino Unido) y NonLethal Technologies (EE.UU.).

La portavoz rusa señaló también que, conforme a las evidencias, los países occidentales también proveen a los terroristas en Siria otro tipo de asistencia, como armas y apoyo financiero; una denuncia que Rusia ya había hecho anteriormente y en varias ocasiones.

Sí, así es. Países occidentales y potencias regionales han suministrado —directa o indirectamente— sustancias tóxicas prohibidas a insurgentes, terroristas y extremistas que mantienen bajo su mando en el territorio de Siria", afirmó María Zajarova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

 

Del mismo modo, Zajarova lamentó la falta de voluntad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para investigar dichas evidencias y recordó que, en numerosas ocasiones, esta entidad internacional ha recibido pruebas pero no ha hecho nada al respecto mientras que los países occidentales tratan de rechazar cualquier implicación.

Las pruebas de los apoyos occidentales a los terroristas sirios, recalcó Zajarova, dejan en descubierto el doble rasero de los países que alegan de palabra defender los principios democráticos y las normas internacionales mientras que, en la práctica, apoyan a los terroristas en Siria, incluso con equipos militares.

"[Los países occidentales] se comprometen verbalmente con los principios democráticos y el derecho internacional, pero en la realidad suministran todo lo necesario para que los extremistas sostengan una lucha armada en el territorio soberano de Siria", sostuvo.

hgn/ncl/bhr/msf