El secuestro en México es un problema del país entero, pero este delito se concentra en cuatro entidades del país principalmente.

Cifras oficiales indican que la mitad de los secuestros que suceden en México y que son denunciados ante las Procuradurías y Fiscalías estatales, se cometieron en los estados de Veracruz, Estado de México, Tamaulipas y Tabasco.

Es decir de las 782 carpetas de investigación por secuestro iniciadas entre enero y agosto de este año en todo el país, 398 se registraron en esos cuatro estados.

Pero ¿por qué no se ha podido acabar con este delito? Hay cifras de las jugosas ganancias de este delito, pero no se dan a conocer por una importante razón.

El secuestro es un cáncer que lejos de disminuir va incrementando por las jugosas ganancias que deja a los delincuentes y sobre todo por la impunidad que impera en el país.

Hiram Hurtado, Ciudad de México.

smd/hnb